La cámara de un fotógrafo a veces es su mejor compañía